12.11.13

Coexistencias

Los pensamientos surgen como parásitos dentro de mi cabeza, se alimentan de todo lo que soy y luego se alojan en mi pecho. ¿Alguna vez han sentido pánico?, pánico de pensar que hay dentro tuyo, devorándote; como una flama devora a una vela. ¿Alguna vez has pensando en hacerte una incisión en tu pecho?; para sacar con tus propias manos a esas criaturas oscuras que habitan dentro de ti. Esa es la única forma que conozco de acallar a los demonios que susurran en mi oído. 
Que frágiles se han vuelto las palabras, casi rotas en mi desesperanza se alejan como mariposas, casi roto se escapa por mis heridas la poca luz de mi alma y a veces todas las imágenes desaparecen y sólo existe el sonido de mi corazón, ese momento es la culminación de tantas pequeñas cosas, son sus ojos los que me miran, soy yo a quien sus brazos protegen; la historia que desee sera mi cuento de hadas y cada punto final es puesto por él, como su sello de aprobación hacia mis sentimientos... aunque desde hace mucho comprendo que en su historia, es mi nombre la linea que  jamas debió escribirse, tampoco del mundo real, del cual no me siento parte.

3 comentarios:

Elizabeth Romero dijo...

Oye, nunca he comentado ni una sola de tus entradas, pero siempre las leo. Me gusta cómo te expresas, tocas varios corazones...
Es cierto, abrirse el pecho y sacar a esos personajes para que nos dejen en paz...
Me gustan mucho tus escritos.

Azul dijo...


Si, lo he sentido.
Si, lo he pensado.
Y esa paranoia nuestra que nos hace huir, y ese miedo que nos hace querer acabar.
Sabes que adoro como escribes(:

abrazos ( de oso )

Luna Violeta dijo...

Quizas lo que hay dentro tambien es parte de nosotros. ¿Intentarlo? Bueno, en realidad se de antemano que no se iran. A veces una tiene que convivir con sus diablillos negros.
Un Beso.