2.6.11

Pausa eterna

Tengo miedo. Pero no, no se trata del clásico miedo al compromiso, o a lo que las personas puedan decir de mi o el temor de un futuro incierto, el mio es irreal. Algo que sabes que no existe pero aun así te sigue punsando el cerebro y, de paso, la razón. Me levanto de la cama a oscuras porque no puedo dormir. Es absurdo tener miedo a la oscuridad y sin embargo disfrutar cruzando las tinieblas. Mis temores siempre están ahí, en cada esquina de mi casa que conosco de memoria, en este hogar, que creo, es el mio. 
Relleno las sombras de temibles monstruos dispuestos a abalanzarse sobre mi  cuando les de la espalda, me adentro en mi cuarto como si me sumergiera horizontalmente en una oscuridad liquida, que desafía a la gravedad sin evacuarse por la puerta, manteniéndose dentro como si no existiera el vació. El miedo te mantiene en una pausa eterna, y aunque quieras darle al botón "play" nunca parece funcionar. El miedo te paraliza, te lleva hacia los mas incógnitos lugares de tu mente y te encierra en un callejón del que no se puede salir, un laberinto que siempre termina en el mismo lugar. Con el tiempo te cuesta tomar decisiones, sentís como si recorrieses un camino largo sin opciones de cambiar de rumbo y al final hubiera varias puertas con leones hambrientos, esperando pacientemente que te equivoques de puerta para despedasarte. Yo tengo miedo a equivocarme porque siempre me equivoque en esta vida, tengo miedo a enamorarme porque siempre me rechazaron en esta vida, tengo miedo a hablar y a expresar con palabras lo que me pasa porque siempre se rieron de mi, el miedo me mantiene en silencio no me deja hablar. pero hay algo que aun el miedo no puede controlar en mi, puedo escribir, no lo digo todo pero lo escribo todo. Así que miedo,lo siento mucho, pero todavía te falta un poco mas para acabar definitivamente conmigo.

3 comentarios:

Dani dijo...

Qué lindo cómo expresas esos sentimientos, creo que a mi me pasa algo parecido, pero siempre nos quedan esperanzas, algo a qué aferrarnos, y creeme que tenés mucho aun como para rendirte ante la "pausa eterna" :) y es escribir es muy noble, dale para adelante!!
Me encantó la entrada, Que andes muy bien!

Anónimo dijo...

Fer Nicols, sigo leyendo tu blog, no tengo blog pero confió en un buen amigo que prometió ayudarme a armarlo, mientras tanto soy “Anónimo”.
El miedo me ha acompañado, tambien, varias veces, otras tantas me ha congelado ante lo que me decia insitentemente era malo... lo peor es cuando te “pausa”, como vos decis, ante lo bueno.
El miedo ha sido cruel conmigo, me ha cercenado posibilidades de éxito y posibilidades de fracaso, eso debe ser lo peor. Una continua inacción que sumerge en el abismo de esperar el final de las cosas, un final que no es propio, un final que siempre escriben otros.
Pero más cruel que el miedo ha sido “el valor”, que me abandonó, que me dejó solo con el miedo, con el cual tuve que aprender a convivir. QTAA

JASHIBE dijo...

Me ha gustado mucho tu blog,y me he sentido muy identificada en esta entrada, veo que me sigues en: http://www.jashibe.blogspot.com/ ese tiene un tiempo que no lo uso, te dejo el nuevo, espero te animes a seguirme: http://lalunadespeinada31.blogspot.com/