5.7.13

Incógnita inexistencia

Aquel lejano latido y su levísima respiración, aún oculta, extraña y diminuta, flotando entre las luciérnagas de la desesperanza, habitando la eterna ciénaga donde deje caer la llave. Cuando retorna la lluvia en esta celda de cristal somos la alada inmortalidad en la distancia, besando tus labios fríos en el recuerdo, nuestras gotas se confunden, abrazadas...siento tan fuerte la vida, que me marea el miedo de que la lluvia se detenga y volvamos a ser dos humanos secos. ¿Pero acaso estoy vivo?, o la vida se ha vuelto un sueño despierto donde estoy perdido pero siempre te encuentro, y he intentado decirte que mis lágrimas, mis valentías, mis sonrisas y miedos te pertenecen, que conozco la historia de que aquello que comienza debe terminar, pero en este jardín incomparable no existe tal cosa como el olvido, ¿y acaso yo existo en este lugar?, porque cuando nadie sabe que estas aquí, no le perteneces a la existencia, y cuando tú mismo dejas de verte es entonces cuando ya no estas en ninguna parte. 
Si lo miro al recordar sólo es memoria, hojas y viento, pero sigo flotando y sin movimiento porque a veces los cielos se vuelven infiernos, y él que fue risa, ahora es silencio, e incógnita inexistencia. Como agua furtiva, como una lluvia infinita, estoy naufragando en la soledad, estoy callendo sin parar, él es el abismo, es eterno, él es mi vida, mi tiempo, ¿cuanto camino le faltara a este dolor por respirar?, si esta tristeza que acompaña a este amor se ha vuelto otro secreto y vuela mi romántica alma perdida hasta las puertas congeladas del amor, sueño con aquella cama tibia donde esperar por siempre lo que no viene, como aquellas mariposas del perdón. 


2 comentarios:

Claudiettha J.V. dijo...

Todo es hermoso en tus entradas, siempre me transmiten una especie de tristeza y al mismo tiempo mucha belleza, son tus palabras y tú manera de expresarte. La verdad es que la música me ha gustado mucho, me ha transmitido mucha tranquilidad.
Un beso

La chica de los chicles dijo...

Ay françois françois françois, ¿Que voy ha hacer contigo? Si cada vez que te leo me dejas clavada un poquito mas la espinita que se te clavo a ti.
Me ahoga tu tristeza, ya lo sabes, te lo he dicho un millón de veces. Pero supongo que es parte de tu forma de ser. Espero algún día que toda esa lluvia pare y dejes de caer, y yo entraré a este blog y lo encontraré lleno de desbordante felicidad. Algun día, aunque parezca muy lejano ahora.
Un abrazo muy fuerte, cuidate. Tu Cee^^