1.12.13

Sinestesia

La noche en el bosque transcurre como un reloj que deshoja sus horas como pétalos sin tiempo. Aquí tal vez no existe el destino, tampoco las casualidades, si no tan sólo deseos que se disparan inconscientemente, pero de alguna manera vislumbrando a el alma. Y a veces no hay razones para explicar el comienzo o el final de las cosas. A veces sobran motivos para comprender porque perduran y el deseo latente de que sea eterno... de que seamos eternos. 
No nos hemos alejado, nos hemos acercado más a nosotros mismos. Siendo aquella la única manera de estar realmente cerca. Porque tus palabras invaden mis sueños, como una gota que se extiende hasta perder su forma en una delgada linea sin dirección. Porque mi corazón late a razón del tuyo, y aunque todo se ha vuelto pequeño, cabe en nuestras manos todo aquel sublime y atroz  acto de nuestra mente al que disentimos. Seré para vos una mezcla de sueños, hechos reales y finales que nunca terminaron. Serás para mí una parte del infinito, alguien que comienza de nuevo a cada instante. Serás un amanecer diferente al anterior cada día... pero siempre seremos. 

3 comentarios:

Elizabeth Romero dijo...

"La noche en el bosque transcurre como un reloj que deshoja sus horas como pétalos sin tiempo". Cada escrito tuyo es increíble. Me gusta mucho tu manera de expresarte. Muy bonito.

Claudiettha J.V. dijo...

Jamas encontré alguien a quien quisiera dárselo todo ni ser todo para él, tal vez es que temo demasiado decepcionar a la gente más que a mi misma. Ojalá el pequeño universo que creaste dure mucho.

Besos.

Silvermist dijo...

Una vez más, no puedo evitar dejar un comentario a modo de enhorabuena Nicolás!! Me ha encantado el texto, y la foto también es una pasada...las haces tú, o de dónde las sacas?
Sigue así, con las palabras llegarás muy lejos. Eres mucho más que ''otra voz en el viento''.

Siempre,

Silvermist.

POESÍA EN= http://ephemeral-verses.blogspot.com.es/

PENSAMIENTO EN= http://silvermist-blueserenity.blogspot.com.es/