21.9.13

Encandilados Reflejos

Siempre he sido el mismo en el fondo de todo, tanta luz para tratar de tapar una oscuridad, a la que nunca extingues... El dolor que palpita un recordatorio cada día más doloroso, las palabras más amargas que nunca antes pude escuchar, que se escuchan con el corazón y brillan en mi paladar mientras aún las saboreo. 
Luz que emana mi alma, se hace visible en la memoria, tanta luz que devora sin dudas a la obscuridad, tanta luz que evapora las ciénagas del dolor, luz que no depende del fuego, ni del sol.  
Ya no tengo fuerzas, no hay nada más real que otro tormento que disolver, sólo otro olvido que no llegara, otra herida que hay que romper, una grieta en el vació de esta fría primavera... otro final que no he escrito. 
Los días transcurren despacio y se hace oír en todo lugar, la voz de lo que no puede ser contado, y que recorre el espacio como si fuera un agujero negro invencible. Mis pensamientos me castigan por cada componente que se pierde y cada fragmento que se cae, cada palabra que  escapa y no puede ser plasmada como un nombre que lo abarca todo y una fuerza que eclipsa toda esa voluntad que sobrepasa a la realidad, las palabras que traen los sueños a la realidad.  Soy un cuervo atraído por los resplandores, que quizás nunca lo fueron... sólo instantes, sólo reflejos encandilados apagándose en las plumas negras de la tristeza donde estoy cayendo.

4 comentarios:

La chica de los chicles dijo...

¿Esto fue lo que escribiste anoche? Me alegro que te desahogues escribiendo cosas tan hermosas, aunque en ellas digas que ya no puedes más y yo espero con toda mi alma que sigas teniendo el doble de fuerza que hasta ahora.
Te quiero mucho! Cuidate.

andii* dijo...

Caemos y caemos, es lo único que hacemos.
Y parece que nunca encontraremos el fondo.
Deja de romperme con tus entradas tan melancólicas.

abrazos ( de oso )

Qtta dijo...

Oh, oscuramente bello, como siempre las situaciones, aun aquellas que nos duelen, pueden ser contadas poeticamente.

Un gran, gran abrazo amigo.

QTAA

Pipi dijo...

Me encanto como escribis y es tan cierto sabes, pareciera melancolico pero es real. Un beso!