27.10.13

Ausente de la vida

Se escucha en las lejanas brisas, una suave melodía... como canción para dormir ángeles caídos. Con mi alma somnolienta intento alcanzarla mientras se nubla mi mirada en recuerdos y llueven brillos celestes como el color que tenia el cielo antes... tan profundo en mis ojos cuando alguna vez me sentí libre. La lluvia suena como pasos invisibles a mi alrededor, tiñiendose de negro al rozar mi cuerpo impuro, tan asustado, tiemblo, buscando el valor para no mirar hacia abajo y perder el equilibrio. A medida que los días se alargan y el tiempo me hace trisas me desvanezco teniendo esa duda, ¿he hecho lo suficiente por quienes amo, como para que estén orgullosos de mí?, o al menos sobrevivir en sus memorias con una sonrisa, la que yo no tengo. Mis palabras se astillan haciendome daño, estoy volcando todas esas emociones que nadie quiso preguntándome si alguna vez mis alas volaran lejos, porque hay un lugar unico para cada persona, pero no para mí. Quiero que me recuerdes por quien soy, y no por quien quería ser, porque estoy tan cerca de darme por vencido, tan aterrorizado de que allí no quede nada, el lugar donde tus posesiones solían colocarse, el consuelo de las palabras que solías decirme, la seguridad de tus brazos en donde yo solía quedarme, es por eso que recuerdo y nunca olvido la manera en que las cosas solían ser...pero estoy aterrorizado de que allí no quede nada, despertando sólo para descubrir que esto aún me rodea, eliminando el dolor, pero con él, el consuelo. Porque yo era un ser existente, pero ausente de la vida, filtrandome a través de imagenes de un pasado que me destruye. 

7 comentarios:

Balagar dijo...

Los sueños son imprevisibles, y a veces desconcertantes; pero tus alas parecen sólidas. Lo suficientemente sólidas como para hacernos volar a tu lado en este escrito. Uno nunca está solo, a menos que decida estarlo.
Un saludo!

Claudiettha J.V. dijo...

Uff... me recordaste demasiado a mí con este texto. Hay gente que no sabe que es eso de sentir que nunca se es lo suficientemente bueno para nada. Yo tampoco he olvido el pasado y pensar que ahora poco queda de él.

Besos

Ms. Daph☽ dijo...

"Filtrándome a través de imágenes de un pasado que me destruye". Preciosa entrada. Un beso. Daphnie

La chica de los chicles dijo...

Implicarse, como hace Charlie en las ventajas de ser un marginado. En serio que tienes que leer ese libro, ayuda mucho. Según la Real Academia Española implicar es: Comprometer o involucrar a una persona en un asunto o circunstancia.
Implicarse con la vida entonces no estaría mal ¿No? podríamos ser sus socios.

Mery Carballido de Paz dijo...

Creo que todos nos sentimos así alguna vez: el pasado siempre duele un poco de más, y no creerse suficiente para alguien destroza.
Un beso enorme desde http://ensinbragasyaloloco.blogspot.com.es/

Glo dijo...

Estoy harta de mí, de mis tonterías y de no poder seguir mis facultades. Tu entrada cae perfecta.

Adiós, cuídate y hasta la próxima!

Luli Cattáneo dijo...

Me encanta cómo combinás los sentidos a través de palabras justas, porque cada imagen que lográs crear es única.
Siempre es un gusto pasear por tu blog. Saludos! :)